slide-crespo
abstract
  • David Crespo analiza los territorios a través del juego. Una vía de comunicación, entre artista y comunidad, para averiguar las relaciones y singularidades y localizar las problemáticas. Le interesa como actividad común, mediante la acción, la experimentación y, sobre todo, la participación ciudadana. Pick-pang es una onomatopeya, mezcla de los sonidos que generan dos deportes, la tala, juego característico del barrio de Sant Narcís, y el ping-pong, juego del que Crespo encuentra mesas abandonadas en el barrio de Domeny. El resultado es una instalación de los juegos que caracterizan, según él, a estas dos zonas de Girona.
  • juego, comunicación, comunidad, problemáticas sociales, instalación, Sant Narcís, tala, Domeny, ping-pong.

  • David Crespo | Pick-pang, 2015

    El punto de partida de la obra es el barrio de Sant Narcís de Girona y su juego más característico e identificativo, el de la tala o la toña (en catalán, bèlit). A partir de aquí investiga las particularidades del juego y del barrio como territorio con carácter propio y diferenciado de la ciudad de Girona. Asimismo, mientras practica running, se fija en otra zona alejada del centro como es Domeny. En este espacio, como consecuencia de la burbuja inmobiliaria, han quedado abandonadas unas mesas de ping-pong en medio de la nada. Para responder a las dos particularidades de estas zonas y a sus juegos, crea la onomatopeya pick-pang, que es la mezcla del sonido que produce una pala de ping-pong cuando golpea la pelota y el sonido de una tala cuando es golpeada por la vara de madera. En la mesa de pick-pang, combinación de ambas disciplinas, el espectador puede encontrar distintas formas de jugar cambiando de posición y de dirección las mesas. Todo ello acompañado por el sonido de onomatopeyas que responden a un diálogo caprichoso, irónico y azaroso que genera la impresión de que una parte responde a la otra.

    Pick-pang, 2015

    Instalación
    Dimensiones variables
    Mesa de ping-pong, madera, plástico y audio

    Proceso creativo

    entrevista
    biografia

    David Crespo

    Lleó, 1984
    Vive y trabaja en Madrid

    David Crespo analiza los lugares y los territorios a través de una de sus formas de expresión más primitivas, el juego. Una vía de comunicación que incide directamente en la interacción social para tratar de adivinar las relaciones y singularidades, localizar las problemáticas sociales o políticas, las situaciones de crisis y vulnerabilidad. Pretende no solo saber cuáles son los juegos, sino jugar a ellos, adentrarse en el territorio para hacerlo suyo, apoderarse de él. Le interesa el juego en tanto que actividad común y no en lo que respecta a sus reglas y normas, ni por el hecho de ganar o perder, sino como un diálogo entre él y la comunidad, mediante la acción, la experimentación y, sobre todo, la participación ciudadana.
    Sus piezas, despreocupadas, cargadas de ironía y sarcasmo, rastrean el factor humano del juego, la acción libre, espontánea y desinteresada. A menudo, se trata de acciones, instalaciones o vídeos en los que se puede generar comunidad y en los que el público puede intervenir, tocar y jugar para generar empatía con él y su obra.
    Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Vigo (2008), máster en Fotografía por la escuela EFTI de Madrid (2009) y máster de Investigación en Arte y Creación por la Universidad Complutense de Madrid (2011).

    Ha participado en distintas exposiciones, entre las que cabe destacar «Do Disturb», comisariada por el Palais de Tokyo junto con Matadero Madrid, el MoMA PS1 y la Tate Modern, y llevada a cabo en el Palais de Tokyo, París (2015). Individualmente es el artífice de «Katathlón», en la galería Cero de Madrid (2015), y de «Fuera de Juego», en la galería Addaya, Mallorca (2013). Junto con Carlos Tejo creó «Biopsia de un chasco», Sala Alterarte de Ourense (2013). Ha colaborado en distintas exposiciones colectivas: «Status Alterado», en el Goethe Institut de Barcelona (2015); «Solatge», en el Bòlit Centre d’Art Contemporani de Girona (2015); «Paradís terrenal», en la galería RDV, Nantes, Francia (2014), y «Convidados», en el Centro de Arte Dados Negros, Villanueva de los Infantes, Ciudad Real (2014), entre otras.

    Ha realizado residencias artísticas en el Bòlit Centre d’Art Contemporani, Girona (2014); la residencia de Arte y Naturaleza del Museo Pazo de Tor, Lugo (2013); en Movic, Movilidad Creativa, La Rioja (2011), y en Addaya Centre d’Art Contemporani, Alaró, Mallorca (2011).